Duquesa de Tamames sigue luchando

Han pasado casi dos meses del derrumbe del edificio cinco en la calle Duquesa de Tamames de Carabanchel Alto y, aunque la tragedia ya no sea portada en los periódicos ni noticia en los telediarios, sus vecinos y vecinas siguen en una lucha que no ha hecho más que empezar. Se ven en la obligación de comenzar sus vidas de cero en unos pisos de alquiler de cuyo pago se hace cargo el Ayuntamiento de Madrid aunque sólo durante seis meses.

Al millón doscientos mil euros que donó el seguro Santa Lucía para cubrir el continente del edificio, se le resta ahora el desescombro del terreno -que ya pasa de los 250.000 euros-, el pago de la factura de los bomberos y próximamente el del IVI. Además, aún les queda pendiente un crédito con Ibercaja que sirvió para cambiar las luces, la escalera y los buzones del portal. Esta derrama fue el único requisito que se puso para que el inmueble recibiera  un informe favorable en la ITE de 2013.  Un inmueble que dos años después se desplomaba entero.

IMG-20150929-WA0023

José Julio ha perdido su casa y los 80.000 euros de hipoteca que había invertido en ella. Tiene una deuda con Bankia de 100.000 euros por un piso que, diez años después, ya no tendría un valor de mercado superior a 60.000 euros. “Se da la paradoja de que Bankia ha sido un banco rescatado por los ciudadanos y los contribuyentes”, aclara, “además, las cajas de ahorros se crearon para ayudar al ciudadano”. Un servicio de mediadores ofrecido por el Ayuntamiento negocia ahora con el banco para conseguir la condonación total de la deuda. Si no lo consiguen, José Julio tendrá que hacer frente a la hipoteca y al mismo tiempo pagarse un alquiler. “No hay día que no recuerde algo que he dejado en esa casa”, se lamenta. José Julio nos explica que, de los 100 pisos de alquiler que prometía ofrecer la Comunidad de Madrid para reubicar a los afectados, la lista se quedó en tan solo trece “a cuál más viejo y con menos servicios”. Pisos que en algunos casos pretendían asignarse en lugares lejanos al barrio o que se ofrecían sin muebles.

A Gema tampoco le queda nada de ese hogar que levantó su padre, ni siquiera los recuerdos que, asegura, el Ayuntamiento no dejó  rescatar a los propios vecinos de entre lo que no era otra cosa que los escombros de sus vidas. David, portavoz de la plataforma de ayuda  y vecino del portal número siete explica cómo se enteraron más adelante que “para recoger las cosas el Ayuntamiento utilizó voluntarios que no tenían nada que ver con el derrumbe”.

Plus Ultra, el seguro de la casa de Emilia, vecina del 2º B del cinco y madre de Gema, sigue sin dar ninguna respuesta a la solicitud de cobertura por parte de los vecinos y vecinas que tienen contratado este seguro. “Mafre, La Mutua, Pelayo, BBVA… son algunos de los seguros privados que siguieron el ejemplo de Santa Lucía. Otros como Plus Ultra o Ergo aún no han respondido”, precisa Gema. Se enfrentan incluso a compañías telefónicas que se niegan a dar de baja el servicio sin la devolución de los equipos técnicos por parte de los antiguos usuarios.

IMG-20150929-WA0024

La situación de los vecinos y vecinas del piso colindante al cinco, el número siete, también es complicada. “Cuando se cayó el edificio cinco, todo lo que no se caía era porque estaba apoyado encima del siete”, añade David. Ahora, las grietas se extienden en unas paredes entre las que ya no pueden dormir tranquilos. El perito del seguro ha afirmado que no hay ningún peligro para los vecinos del número siete, pero ellos desconfían. “Al bloque cinco también fue un operario de la ITE que dijo lo mismo y mira”, cuenta Sonia, vecina del 3º C.

Los afectados solicitan apoyo de todo tipo: asesoría legal, ayuda económica y menaje del hogar que puede depositarse en el espacio habilitado por la Parroquia de San Pedro Apóstol, situada en la Plaza del Seis de Diciembre. Así mismo, la plataforma de afectados ha habilitado una cuenta corriente para la donación económica que puede hacerse directamente desde la Web que han creado.

También los vecinos y vecinas de la Casa del Barrio de Carabanchel han querido sumarse a las acciones de ayuda y han organizado una jam poética y musical solidaria el próximo viernes 2 de octubre cuyos beneficios irán destinados a los afectados por el derrumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: