Un recorrido por el teatro en Carabanchel

centro del actor

Centro del Actor

La búsqueda de espacios asequibles para la creación de escuelas de teatro ha provocado que nuestro barrio acoja centros de formación de actores y actrices. Además de ser un barrio en el que tenemos la suerte de contar con diferentes salas en las que disfrutar de una obra de teatro, como la Sala Tarambana, Carabanchel es lugar de aprendizaje para numerosos intérpretes gracias a su ubicación y a que cuenta con locales espaciosos que las compañías pueden alquilar a precios más bajos que en el centro de Madrid.

Formación profesional y teatro como terapia

El Centro del Actor se ubica en la calle Dolores Armengot, en Carabanchel Bajo. Es un lugar enorme; un único espacio que, aun vacío, te trasmite mucho de lo que se cuece allí dentro. A esta escuela, que abrió sus puertas hace tres años en nuestro barrio, vienen personas que quieren dedicarse (o lo hacen ya) a la interpretación de forma profesional. Aura Garrido, Jon Kortajarena o Diana Gómez son algunos de los nombres que llevan años formándose con la actriz Lorena García de las Bayonas, directora de Centro del Actor. Centro del Actor está formado por Lorena, Jorge Gregorio, Ana Laan y algunos profesores colaboradores como el actor Francisco Olmo o la actriz María Bigeriego.

Lorena nos cuenta cómo poco a poco el Centro del Actor se ha ido convirtiendo en un sueño cada vez más grande. Aunque ha funcionado hasta ahora únicamente como escuela para actores y actrices, han conseguido recientemente la licencia para ser también sala de teatro y desde comienzos de este curso tienen un grupo de teatro pensado para quienes se sienten atraídos por el teatro y quieren desarrollarse en ello en sus ratos libres. Se trata de Teatro para todos, una iniciativa que quiere acercar el teatro a la gente del barrio. “Es grupo que hemos abierto para todo el mundo y viene mucha gente de Carabanchel.  Vienen a tratar sus temas personales para poder dramatizarlos. Les sirve de herramienta terapéutica y les está ayudando mucho; les está dando mucha confianza para temas suyos”.

Teatro Clown: la ruptura con la cuarta pared

teatro clown

Clase de teatro clown en la Casa del Barrio

Buscando otras opciones para el teatro en el barrio de Carabanchel dimos con Fernando Figueroa. Él es escritor, actor, payaso y, desde hace 3 años, profesor de teatro clown en la Casa del Barrio, donde se reúne cada miércoles con sus alumnos y alumnas para enfundarse una nariz roja y compartir un modo de interpretación diferente, cómico y más cercano al público. La ruptura de la cuarta pared, aquella invisible que el teatro clásico impone entre intérpretes y público, es la seña más identificativa de las representaciones clown. “El clown se puede vincular con un estilo musical como el jazz, más abierto a la improvisación. El teatro sujeto al texto y a la dirección es más como una orquesta sinfónica;  no tiene mucho margen de improvisación.” Así nos lo explica Fernando, que defiende la figura del payaso como un rol que requiere mucha formación y constancia. Aunque muchas veces asociamos la figura del payaso con una forma de entretenimiento para niños –y así es, de hecho, en muchos casos- para Fernando es necesario que haya una reivindicación por parte del teatro clown como una interpretación también para personas adultas y evitar así el encasillamiento.

A pesar de que la de payaso es una profesión a la que aún le queda mucho para alcanzar el reconocimiento que tienen los actores o actrices de teatro clásico, nos cuenta Fernando que esta figura sí ha sufrido una revalorización en los últimos tiempos gracias a personajes como los payasos de la tele o el actor Pepe Viyuela, que además es vicepresidente de la ONG Payasos sin Fronteras. “La labor es resaltar que no es algo fácil, que es un oficio y que tiene unos fines sociales positivos. Pensad en el payaso de hospital: también ha hecho muchísimo por limpiar el buen nombre del payaso.”

Palabra, música y movimiento

Cerca del metro de Oporto se esconde una pequeña escuela en la que, según entramos, vemos gente con instrumentos, estanterías con ropa y un rincón en el que varias tazas se arremolinan dando una pista de que quien pasa por aquí, no lo hace brevemente. La escuela de teatro Mar Navarro lleva veinte años formando a profesionales de la interpretación con una pedagogía basada en el movimiento del cuerpo y la música de la mano de Mar Navarro y Andrés Hernández. Mar , la directora de la escuela, nos habla del concepto de actor-creador. Una idea que basa el trabajo de los estudiantes en mucho más que aprender a interpretar un papel. “Aquí hacemos un trabajo fundamentalmente de creación; trabajamos con el concepto de actor-creador. El actor no es sólo un intérprete que está a las órdenes del director: aquí se forman como actores, como directores y como autores. Saben estar al servicio del director pero también son capaces de dar su visión de un texto.”

Dos cursos de aprendizaje en los que el alumnado aprenderá también a tocar un instrumento y experimentará con la creación de piezas en las que música, palabra e incluso acrobacias se conjugan para prestar a los futuros actores y actrices capacidades en diversas dotes interpretativas como la comedia, la tragedia o el clown.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: